Crezco yo, crece la Iglesia local.

[“1ª de Pedro 2:2 desead como niños recién nacidos la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis en salvación,” (Biblia textual).
“1ª de Pedro 2:2 Como niños recién nacidos, desead ardientemente la leche no adulterada de la palabra, para que por ella crezcáis” (Reina Valera 1602 Purificada).
“1ª de Pedro 2:2 desead, como niños recién nacidos, la leche no adulterada de la palabra, para que por ella crezcáis;” (Reina Valera Gómez).

“Efesios 4:15 sino que hablando la verdad en amor, crezcamos en todas las cosas en Aquel que es la cabeza: Cristo,”
“Efesios 4:16 de quien todo el cuerpo, bien trabado y unido por toda coyuntura, según el poder de Dios en cada uno de sus miembros, va produciendo el crecimiento del cuerpo, para su propia edificación en amor.”]
Creciendo en todas las cosas:
En la obra del Señor:
1ª a los Corintios 15:58 Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.
En la fe:
2ª a los Corintios 10:15 No gloriándonos desmedidamente en trabajos ajenos; mas teniendo esperanza de que cuando vuestra fe crezca, seremos mucho más engrandecidos entre vosotros, conforme a nuestra regla.

Para ser templo de Dios:
Efesios 2:20 edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo,
Efesios 2:21 en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor;
Efesios 2:22 en quien también vosotros sois juntamente edificados, para morada de Dios en el Espíritu.
El evangelio en nosotros:
Colosenses 1:5 a causa de la esperanza que os está reservada en los cielos, la cual supisteis antes por la palabra de la verdad del Evangelio,
Colosenses 1:6 el cual ha llegado a vosotros, y así en todo el mundo está llevando fruto y creciendo como también en vosotros, desde el día que oísteis y conocisteis plenamente la gracia de Dios en verdad;

En el conocimiento de Dios:
Colosenses 1:10 para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra y creciendo en el conocimiento de Dios;

En amor:
1ª a los Tesalonicenses 3:12 Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros;

En la gracia y el conocimiento del Señor Jesús
2ª de Pedro 3:18 Mas creced en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A Él sea gloria ahora y para siempre. Amén.
Esta bastante claro que el Señor desea nuestro crecimiento, un crecimiento personal como miembros del cuerpo de Cristo, para que así mismo seamos nosotros parte integral del crecimiento de la Iglesia.
Somos piedras vivas de la edificación, por tanto debemos crecer en armonía para que el resto del edificio crezca como Dios quiere. “1ª de Pedro 2:5 Vosotros también, como piedras vivas, sois edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales, agradables a Dios por Jesucristo.”
El creyente debe buscar su crecimiento personal, antes que el crecimiento numérico de la congregación, creciendo el creyente, el miembro tendrá la capacidad de predicar y ganar almas, y así colaborar con el crecimiento de la congregación.
Conozco muchos miembros de congregaciones que buscan solamente el crecimiento numérico, para así mimetizarse, esconderse entre la multitud, ya que no se les ve, no se nota que crecimiento personal tiene.
Crecen las Iglesias locales, las congregaciones crecen en número, en cantidad, pero el crecimiento espiritual del creyente se ve relegado, se ve atenuado ya que no busca su crecimiento si no que se conforma con el crecimiento del ministerio del pastor y por tanto por el crecimiento numérico de la congregación.
El decir es: Como la iglesia crece en número, el ministerio del pastor y lo que se predica esta bien, esta siendo respaldado por Dios, y por tanto yo estoy bien y estoy creciendo (Cosa que no es la realidad)
El crecimiento del creyente debe estar dado por Dios a través de la Palabra de Dios, el crecimiento lo da palabra de Dios (No adulterada) “1ª de Pedro 2:2 desead, como niños recién nacidos, la leche no adulterada de la palabra, para que por ella crezcáis;”
El crecimiento numérico puede venir por diferentes factores:
.- El carisma del pastor.
.- La música.
.- La danza.
.- Las actividades extra-bíblicas.
.- El predicar conforme a las concupiscencias del predicador, cosa que cumple la Palabra de Dios, cuando dice que estos tiempos la gente tiene comezón de oír cosas nuevas. “2ª a Timoteo 4:3 Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina; antes, teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias,”
.- Predicar lo que la gente quiere oír: Tenemos el ejemplo de la predicación del Señor Jesucristo, escandalizó a los oyentes con sus Palabras, ya que estas les decía la verdad. “Juan 6:61 Pero sabiendo Jesús en sí mismo que sus discípulos murmuraban de esto, les dijo: ¿Esto os escandaliza?” La Palabra de Dios, la doctrina de Dios los escandalizó, los ofendió.
.- Artimañas en la predicación, en la enseñanza: “Efesios 4:14 Para que ya no seamos niños fluctuantes, zarandeados por las olas, llevados a la deriva por todo viento de doctrina, por la astucia de hombres que emplean con maestría las artimañas del error;” Biblia textual. “Efesios 4:14 Para que ya no seamos niños, fluctuantes, llevados de aquí para allá por todo viento de doctrina, por la estratagema de los hombres, que con astucia acechan para engañar;” Reina Valera 1602 Purificada. Usan supuestas profecías, revelaciones, sanidades, milagros etc.
El crecimiento personal y congregacional lo debemos basar en la Palabra de Dios.
Por esto es tan importante usar bien la Palabra de Dios “2ª a Timoteo 2:15 Estudia con diligencia para presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que traza bien la palabra de verdad.”
Si el creyente no quiere crecer por la Palabra de Dios, es decir oyéndola y poniéndola por obra, entonces deseará crecer por cualquier otro medio, aunque no sea bíblico, no importa necesitan aplacar su conciencia y crecer como sea, que crezca numéricamente la congregación y ellos permanecer con un claro enanismo pero perteneciendo a esa gran congregación.
La cantidad les da confianza, como sea se ha de conseguir. Cuando somos pocos en la congregación se hace patente, latente lo que somos y quienes somos, no nos podemos esconder, se nos reconoce fácilmente y todos sabemos como somos.
¡Si debemos crecer! pero con el crecimiento que da Dios. Dios lo da a través de su Palabra y primero en nuestra vida.
Me pregunto: ¿Por qué el creyente desea desesperadamente el crecimiento numérico? cuando a leguas se ve que su crecimiento esta estancado, no crece, no cambia, años siendo el mismo o peor cada día mas reacio a la Palabra del Señor y deseando oír que el esta bien y los demás están mal, deseando oír que esta creciendo, que tiene la razón y no reconociendo que él no crece, no da fruto.
Amado hermano: en oración analicémonos y veamos como somos, como nos comportamos como miembros de una iglesia y recapacitemos si queremos que crezca la Iglesia de esta manera. “2ª a los Corintios 13:5 Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿No os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que seáis reprobados?”
Preguntemos:
.- ¿Oro lo suficiente cada día?
.- ¿Estudio cada día lo suficiente, leo y estudio diariamente la Palabra del Señor?
.- ¿Predico a tiempo y fuera de tiempo?
.- ¿Ayuno y vigilo lo suficiente?
.- ¿Obedezco la Palabra de Dios como esta escrita? ¿La cumplo, la pongo por obra?
.- ¿Me congrego de manera regular? O simplemente voy el domingo y con esto basta.
.- ¿Trabajo en la obra del Señor siempre?
.- ¿Participo en el trabajo de la congregación?
.- ¿Invito a la iglesia a oír la Palabra del Señor? ¿Doy buen testimonio a mis familiares, a mis vecinos, a mis amigos, compañeros de trabajo?
.- ¿Soy el mismo en mi trabajo, en mi casa, en la iglesia?
.- ¿Estoy creciendo, estoy bebiendo de la leche espiritual no adulterada?
Permitamos que la Palabra de Dios haga su obra en nosotros, un cambio, una transformación real en cada una de nuestras vidas.
Este cambio, este crecimiento se ve, se nota.
Si yo crezco, crece mi deseo de ganar almas, de compartir el evangelio del Señor Jesucristo, y por consecuencia lógica crecerá la congregación.
.- ¿Busco primeramente el Reino de Dios y su justicia? ¿O busco primeramente las cosas de este mundo y por último las cosas del Señor?
.- ¿Tengo en gran estima las cosas de la vida y de la piedad, las cosas de Dios, de su Reino de su justicia, son mi prioridad?