IGLESIA CRISTIANA MAHANAIM
(Campamento de Dios)

NUESTRA VISIÓN

.- San Juan 10:16 También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor.

.- San Marcos 6:34 Y saliendo Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos porque eran como ovejas que no tenían pastor, y comenzó a enseñarles muchas cosas.
.- 6:35 Y como el día era ya muy avanzado, sus discípulos se acercaron a Él y le dijeron: El lugar es desierto, y la hora ya muy avanzada.
.- 6:36 Despídelos para que vayan a los cortijos y aldeas de alrededor, y compren pan para sí; porque no tienen qué comer.
.- 6:37 Respondiendo Él, les dijo: Dadles vosotros de comer. Y ellos le dijeron: ¿Que vayamos y compremos pan por doscientos denarios, y les demos de comer?
.- 6:38 Él les dijo: ¿Cuántos panes tenéis? Id y vedlo. Y enterándose, dijeron: Cinco, y dos peces.
.- 6:39 Y les mandó que hiciesen recostar a todos por grupos sobre la hierba verde.
.- 6:40 Y se sentaron por grupos, de cien en cien, y de cincuenta en cincuenta.
.- 6:41 Entonces tomó los cinco panes y los dos peces, y alzando los ojos al cielo, bendijo y partió los panes, y dio a sus discípulos para que los pusiesen delante de ellos; y repartió los dos peces entre todos.
.- 6:42 Y todos comieron y se saciaron.
.- 6:43 Y recogieron de los pedazos doce canastos llenos, y de los peces.
.- 6:44 Y los que comieron de los panes eran como cinco mil hombres.

Viendo la gran necesidad que hay en la gente; necesidad de conocer el Evangelio del Señor Jesucristo. Y conociendo los sentimientos del Señor: Tiene compasión de las gentes (de las multitudes) por que son como ovejas que no tiene pastor.
Conociendo así mismo la gran comisión:
.- San Mateo: 28:19 Por tanto, id, y enseñad a todas las naciones, bautizándoles en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;
.- 28:20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado, y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.
.- San Marcos 16:15 Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.
Nuestra visión es llevar el evangelio del Señor Jesucristo a todas las naciones y que aquellos que el Señor agregue a la Iglesia tengan un rebaño y un pastor, sean pastoreados, reciban las doctrinas del Señor Jesucristo y crezcan y se desarrollen en un rebaño, siendo guiados por un pastor.
Esto nos parece de suma importancia dado los tiempos que corren, las iglesias solo buscan las multitudes, macro-iglesias, mega- iglesias, súper- iglesias de miles y miles de miembros, y no solo iglesias de esta cantidad sino que oran y trabajan para tener en un mismo rebaño millones de fieles.
Nuestra visión no es corta ¡NO! Nuestra visión es ir a las multitudes y predicarles, darles de comer, discipularlos y pastorearlos, pero hacerlo de cien en cien y de cincuenta en cincuenta, de manera que aquellos convertidos tengan un rebaño y sean pastoreados.
Predicar es una cosa, pastorear es otra. Yo puedo predicarle a millones, pero pastorear a millones o miles es imposible.
Puedo usar tácticas, técnicas humanas; nombrar pastores ayudantes, co-pastores, diáconos pastores, organizar células y grupos en casa o en la misma iglesia, pero perteneciendo a una misma congregación, un mismo rebaño, donde el que predica es el pastor, el que maneja las finanzas es uno; el pastor, el que toma las decisiones y tiene el mando es el pastor (El pastor principal como los llaman) Se concentra todo el poder económico (en una Mega iglesia las entradas de dinero son grandísimas) se concentra el poder en el líder ante una multitud de feligreses, tienen un poder muy grande, mueven ingentes cantidades de dinero, cosa que ha llevado a el desvío de muchos de estos pastores en la fe, se han apartado en pos del dinero cambiando la sana doctrina por doctrinas de hombres, con tal de seguir teniendo ese poder económico.
Predicarle y pastorear multitudes, haciéndolo de cien en cien: Rebaños, congregaciones de cien miembros. Con cien miembros en plena comunión se puede hacer sobradamente la obra del Señor, preparar otros pastores, evangelizar, las entradas del la iglesia dan para que el pastor viva decentemente (sin ostentaciones) y queda para hacer la obra evangelista y la obra social.
Con cien ovejas en el redil, el pastor podrá pastorearlas, visitarlas, estar atentos a sus necesidades en todos los aspectos.
Con cien hermanos se pueden abrir otras iglesias para seguir avanzando, seguir predicando y ganando almas para el Señor.
¡El Señor desea que su pueblo sea pastoreado!

.- San Lucas 15:4 ¿Qué hombre de vosotros, teniendo cien ovejas, si perdiere una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va a buscar la que se perdió, hasta que la halle?

Continuaremos comentando nuestra visión en estudios como: Las cien ovejas, de cien en cien y de cincuenta en cincuenta, Salmo 23,1 y otros.